Freelancing, Posts in Spanish

Qué tienen en común correr y traducir

La actividad de salir a correr se parece mucho a la de traducir. Y más aún si el traductor ejerce la profesión como trabajador independiente.

Todo comienzo es difícil

En primer lugar, empezar a correr no resulta nada fácil si uno no se encuentra en un buen estado físico ni tiene entrenamiento previo. En mi caso, cuando empecé a entrenar solo podía correr durante 60 segundos, ¡y terminaba exhausta y sin aliento! Poco a poco —y gracias a un podcast— pude mejorar y llegar a correr una media maratón. Con la traducción pasa algo parecido. Cuando nos iniciamos en la profesión, traducimos menos palabras por día de las que podremos llegar a traducir pasados los años y gracias al entrenamiento y a la experiencia.

Primeras palabras y primeros kilómetros 

Además, al igual que las primeras palabras de un texto, los primeros kilómetros de una carrera son los más difíciles. Al menos para mí, los primeros 5 km son los que más cuestan. Después de esa distancia, las piernas se acostumbran, el ritmo cardíaco se acomoda y la mente vuela… los pensamientos fluyen y se disfruta. En la traducción, las primeras palabras de un texto a traducir son las más complicadas; porque el traductor necesita familiarizarse con el tema, la terminología, la manera de escribir del autor, etc. Una vez que se traduce una buena parte del texto original, se avanza más rápido y con más facilidad.

Subidas, bajadas y caídas 

Por otro lado, correr al aire libre casi siempre implica que habrá subidas y bajadas. Si se trabaja como profesional independiente, se sabe que, por lo general y sobre todo durante los primeros años, hay épocas de mucho trabajo, épocas de poco trabajo y épocas en que no hay nada. Hay que aprender a aprovechar las bajadas para estar listos durante las subidas. Ah, y también puede haber alguna que otra caída. Pero, como dice una canción de la banda Calle 13 «Caí con todo el peso, pero si es fuerte la caída, más impresionante será mi regreso». No hay que darse por vencido.

Para avanzar y mejorar, se necesita preparación

No cabe duda que para avanzar y mejorar, se necesita preparación. Tanto para mejorar como corredor como para hacerlo como traductor, el entrenamiento (para corredores) y la capacitación (para traductores) son fundamentales. En general, un traductor se capacita estudiando, ya sea en la universidad o por cuenta propia. No capacitarse para desempeñar la tarea de traducir es como no entrenar y pretender correr una media maratón. Y dejar de correr es como dejar de traducir, la vuelta al ruedo puede ser lenta y un poco dolorosa.

Por arte de magia no

¿Y hay zapatillas para correr o software de traducción que hagan la actividad por sí solos? No. Para correr uno puede usar zapatillas y pantalones especiales, adecuados para la ocasión. Correr con las zapatillas apropiadas es mejor que correr descalzo, por ejemplo. Pero ni las zapatillas ni los pantalones corren solos: el que corre es el corredor. Las zapatillas solo ayudan a quien ejecuta la acción. Una función similar cumplen los software de traducción que usamos los traductores. Estos programas solo asisten al traductor que es quien piensa y realiza la tarea. El que traduce, el que crea un nuevo texto a partir del original, el que le da vida a esa idea en un nuevo contexto lingüístico y cultural es el traductor. El programa no hace más que facilitar la tarea y asistir al lingüista. Hasta la seudotraducción automática en su intento de alcanzar un mejor resultado requiere esfuerzo humano. Es decir, ni las zapatillas corren ni hay programas que traduzcan solos. Al menos, no por ahora.

En pocas palabras

Estas son algunas de las similitudes que, mientras corro, voy encontrando entre la actividad física de correr y la mental de traducir. Hay otras, como la de hacerlo en equipo, o la de perseverar y no darse por vencido. Pero esas semejanzas, en una próxima entrada. Poner voluntad para hacer un deporte tiene muchos puntos en común con llevar a cabo una actividad laboral por cuenta propia. Es por este motivo que hacer actividad física con regularidad puede ser especialmente beneficioso para quien trabaja básicamente solo y de forma independiente.

¡Gracias por visitar nuevamente mi blog! Espero que hayan disfrutado de la nueva entrada. 🙂 Y si creen que pueden contribuir con algún comentario, ¡no dejen de compartir sus experiencias!

Published by Victoria Principi

Victoria Principi

Victoria Principi is a National Public Translator of English who graduated from the National University of Córdoba in Argentina. She translates, localises and reviews texts between English and Spanish, specialising in marketing and business, information and communications technology, and social sciences and humanities. She is a member of IAPTI and has been working as an independent translator since 2012. Currently, she is based in Lucca, Italy, and helps translation agencies and end clients who need to reach a Spanish-speaking audience. She is the creator of this website and the author of the blog.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *