Language Lovers, Posts in Spanish

Lengua española: 16 reflexiones para renovarnos

Ha pasado bastante tiempo desde mi última publicación en octubre del año pasado, así es que les pido disculpas por haber discontinuado la regularidad de las entredas. El trabajo y el estudio me han obligado a pasar los meses solo entre traducciones, revisiones y clases, con lo cual se me hizo difícil cumplir todas las metas. Aun así, mantener este blog sigue siendo una de ellas y no quiero dejar de escribir porque es una actividad que realmente disfruto muchísimo.

Siguiendo en la línea de un artículo anterior: Podemos nutrir la tierra de la lengua española y para sintonizar con el inicio de un nuevo año, he recopilado algunos pensamientos para incentivar las ganas de renovar y mejorar nuestro uso del español. Por ello, en honor a este 2016 que recién comienza, aquí les presento las dieciséis citas o reflexiones que he elegido. Están agrupadas por temas y, a menos que se especifique el autor, todas ellas pertenecen a Alicia María Zorrilla.

Identidad y amor

«La lengua española es nuestra sangre y nuestra identidad» (1), dice Alicia María Zorrilla en su libro Normativa lingüística española y corrección de textos. El lenguaje es inherente al ser humano y es un aspecto cultural que diferencia a unas comunidades de otras. Una lengua es parte de la identidad de un grupo social y refleja los conocimientos, la rutina y las costumbres, los sentimientos y las emociones, las formas de ser, las crisis superadas, los valores, la tradición culinaria, etc. «Nuestro Jorge Luis Borges coincide: “Un idioma es una tradición, un modo de sentir la realidad, no un arbitrario repertorio de símbolos”» (2). Y como dice el diario El País, el idioma «es un valor no cuantificable que da prestigio a una cultura, un promotor de las artes que lo tienen como materia prima y un facilitador y dinamizador de los negocios» (3).

Justamente por lo que nuestra lengua materna representa y nos permite lograr es que debemos protegerla cuando nos expresamos, ya sea por escrito o de forma oral. Amar y respetar nuestro idioma es preservar una parte nuestra, un bien de nuestro patrimonio cultural:

4) «Prestigiar la lengua es prestigiar el país y la actividad personal».

5) «La lengua no es solo una cuestión de racionalidad, sino también de sentimiento».

Esa inevitable dejadez

6) «Lamentablemente, nuestra sociedad no valora lo que significa hablar y escribir bien, porque teme lo correcto y lo tacha de académico, sectario y purista. Esa falta de valoración conduce a la dejadez”».

7) Acerca de esa pereza para comunicarnos: «Si nuestra vida está en lo que hablamos o escribimos, ¡qué pobre vida tenemos, qué confusión consentida!»

8) Sin embargo, cuando hablamos de expresarnos mejor, «no hablamos de perfección, porque esta no cabe en la pequeñez del hombre, sino de esmero en el decir para evitar excesos. El buen español, que creamos cada día, no es solo el que responde a los cánones de lo correcto, sino también el que revela preocupación de claridad y concisión por respeto a los demás, ese olvidado respeto a los demás».

9) No nos olvidemos que «las palabras son recuerdos de las cosas nombradas, cuerpo y alma, sabiduría de las esencias. Leerlas nos inquieta y nos transforma; escribirlas nos traduce y nos llama al florecimiento espiritual para que la belleza deje de ser inasible; decirlas nos ancla en el prójimo. Como dijo Octavio Paz, “el hombre es un ser de palabras. La palabra es el hombre mismo”».

Dicho esto, no nos abandonemos y tratemos de hacer justicia a nuestras ideas expresándonos con claridad, precisión y respeto hacia quien nos lee o escucha.

Medios de comunicación

Hoy en día, la información se genera y se pone a disposición de posibles lectores con mucha facilidad y, a veces, con poco esfuerzo y poco amor por ese idioma que nos permite comunicarnos y lograr objetivos. Ya en 1998, Álex Glijelmo dijo que «nunca hasta ahora los fenómenos de deterioro de la lengua habían contado con el inmenso acelerador de partículas que forman los descomunales medios de comunicación y la ya gigantesca red informática» (10).

11) Respecto de los locutores, periodistas, publicistas, etc., «su tarea no consiste solamente en comunicar una noticia, escribirla o publicar un aviso en que se promociona un producto, sino también en difundir las formas recomendables del idioma, asentar en la mente de los oyentes y de los lectores usos correctos del español. Dijo Manuel Alvar López: “Los medios de comunicación están condicionando la lengua de todos. Que sea para bien”».

12) Acerca de la televisión, «a la TV no se le puede pedir que sea una herramienta educativa, porque ni lo fue ni lo va a ser. Pero sí deberíamos poner más énfasis en que cada persona que se enfrenta a una cámara tenga un buen manejo del lenguaje. Así produciríamos una revolución educativa. Una gran parte de los que hablan desde la pantalla son ignorantes y ni siquiera saben que lo son. Sin riqueza de lenguaje perdemos capacidad de aprendizaje y de reflexión».

Espejo interno

Allá por 1982, el poeta Luis Rosales dijo que «en la lengua se ve el rostro de un pueblo. Guarda todos sus rasgos y es igual que un espejo interno. Un espejo de adentro» (13). Mas la lengua es también la frontera de cada hombre. Delimita la vida personal y perfila nuestras virtudes y nuestros vicios, nuestros valores, nuestros saberes y nuestros poderes» (14).

«El hablar y el escribir nos retratan, dicen quiénes somos, cómo pensamos, qué sentimos, cómo miramos el mundo y cómo lo recreamos» (15).

Para ir ya finalizando, quisiera decir que el objetivo de estos pensamientos es que tomemos conciencia y nos animemos a analizar, a reflexionar, ya que «este debe ser tiempo de meditación, de goce, de análisis, para evocar la esencia de la palabra, para renovarnos de dentro hacia fuera. Tenemos heridas las alas, —lo sabemos— pero aún nos queda la esperanza de otro vuelo para cambiar el mundo» (16). Pensemos en esta idea siempre que podamos, cada vez que estemos frente a una página en blanco o cada vez que hablemos para exteriorizar nuestros pensamientos.

Ojalá estas reflexiones hayan servido para incentivarlos, como ya lo estoy yo, a mejorar la expresión escrita y oral. ¿No es acaso fundamental la buena comunicación entre seres humanos? ¿Cuánto y qué podemos lograr si no somos capaces de expresarnos con claridad y con cierta corrección?

¡Muchas gracias por pasar nuevamente por Homing Words! ツ

Referencias y otras lecturas

Normativa lingüística española y corrección de textos. Alicia María Zorrilla, 2012

Hablar, escribir, traducir en español. Alicia María Zorrilla, 2008

El español de los traductores y otros idiomas. Alicia María Zorrilla, 2015.

El idioma no es solo razón, también es sentimiento

El español, todo un patrimonio contante y sonante

Discurso Luis Rosales, Premio Cervantes 1982

Published by Victoria Principi

Victoria Principi
Victoria Principi is a National Public Translator of English who graduated from the National University of Córdoba in Argentina. She translates, localises and reviews texts between English and Spanish, specialising in marketing and business, information and communications technology, and social sciences and humanities. She is a member of IAPTI and has been working as an independent translator since 2012. Currently, she is based in Lucca, Italy, and helps translation agencies and end clients who need to reach a Spanish-speaking audience. She is the creator of this website and the author of the blog.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *